15 de enero de 2013

Maratón Sevilla. Entreno Día 8

25' + 12x500+15' - rec.45"
Ritmos serie: 2:05"-1:48".


Que se puede contar del día de hoy, pues varias cosas son las secuencias que me vienen a la cabeza.

Por cuestiones laborales, esta semana puedo salir por la mañana, así que aprovecharé. Llevo a los niños al cole y veo que los coches tienen una helada de mil demonios. Nada invita a salir y además ni siquiera recojo el guante de la invitación. Me entretengo un poco en casa con otros menesteres y decido salir a las 10:30 horas. El sol parece que ha salido con fuerza, las nubes se van disipando. En fin, que todo pinta bien.

Antes de nada tengo que hacer mención a otra de mis compañeras en esta andadura. Es verdad, que no sale conmigo a correr todos los días. Pero contribuye de buena manera a otro tipo de entrenamiento que es fundamental en este proceso y que es la nutrición



En estas jornadas de entreno donde el tiempo cada vez se hace más limitado por diferentes razones, si a esto le añadimos el riguroso entreno del maratón, hace necesario la ayuda de una herramienta fundamental para esto y es la olla programable. 

Antes de salir a correr dejo todo preparado y le programo la hora de comer, ya no tengo que preocuparme de nada y además lo más interesante es que hace todas las recetas muy cómodas y rápidas. También es importante añadir que realiza la comida al vapor, rico rico.

Aprovecho para indicar que seguiré los consejos nutricionales de R.G. en cuanto a la carga y descarga de glucógeno. Los primeros días de la semana no comeré hidratos de carbono y solo a partir del jueves al mediodía ire incorporando progresivamente la pasta, arroces, etc... hasta el día de la tirada larga para reiniciar el proceso de descarga con el inicio de la semana.

Pues lo dicho, salgo al entreno con la seguridad de que mientras realizo el entreno, seguido de los estiramientos, series de abdominales, ducha y preparativos, tengo a mi Cocimix currando en la cocina y le puede reñir, gritar y todo, como mola, jejeje...


Hoy, por primera vez se ha tirado literalmente a mis pies, un chucho pequeñajo y feo que ni me di cuenta, es más, me asustó porque casi me hizo caer sin darme cuenta de sus ladridos por culpa de Rihanna. En fin, una patadita a tiempo que bien viene, menos mal que no tenía al dueño cerquita, que sino...